La AEF es miembro de: WCPT, ER-WCPT, IFOMPT, IPPA, IFSPT

Descarga el documento

Malformaciones de la unión cráneo-cervical (Chiari Tipo I y Siringomielia)

La información de está página está tomada del documento: MALFORMACIONES DE LA UNIÓN CRÁNEO-CERVICAL (CHIARI TIPO I Y SIRINGOMIELIA). Síntesis del documento de consenso, que sintetiza los principales los aspectos científico-médicos, sociosanitarios, psicológicos y legales del abordaje de las malformaciones de la unión cráneo-cervical, específicamente el síndrome de Chiari tipo I y la siringomielia, que se destacan por su frecuencia de presentación y la gravedad de sus síntomas.

El documento ha sido promovido por el Instituto de Investigación de Enfermedades Raras (IIER), del Instituto de Salud Carlos III y elaborado por representantes de diversas Instituciones, Sociedades Científicas y de Asociaciones de pacientes, con el objetivo de identificar de forma consensuada las principales características de las malformaciones cráneo-cervicales y promover el conocimiento de estas enfermedades entre los profesionales de la salud, lo que sin duda redundará en una mejor calidad de vida de las personas con este tipo de malformaciones cráneo-cervicales.

Definición
La malformación de Chiari es una enfermedad generalmente congénita que se produce por alteración del desarrollo de los somitas mesodérmicos occipitales, se puede asociar a siringomielia e hidrocefalia, y se caracteriza por la alteración anatómica de la base del cráneo y de las estructuras neurológicas adyacentes, con herniación del cerebelo y del tronco del encéfalo a través del foramen magnum hasta el canal cervical.

La siringomielia es un trastorno crónico de la médula espinal en que una cavidad tubular central se extiende a través de varios segmentos de ésta. Generalmente, afecta la región cervical, aunque puede extenderse en dirección craneal hasta el tronco del encéfalo o en dirección caudal, hasta segmentos torácicos o lumbares. El 90% de las siringomielias se asocia con malformación de Chiari.

Clasificación
Existen 5 subtipos (0 a IV) de malformación de Chiari, con diferentes alteraciones anatómicas de las estructuras afectadas. El tipo I es el más frecuente, con herniación de las amígdalas cerebelosas a través del foramen mágnum, habitualmente sin descenso del tronco del encéfalo o del cuarto ventrículo, ni hidrocefalia; y se asocia a siringomielia en el 40% de los casos.

Es frecuente la presencia de otras anomalías asociadas: malformaciones óseas de la unión cráneo-cervical (˜50% de los casos), alteraciones de los ventrículos y cisternas (hidrocefalia sólo en el 3-10% de los casos) y de las meninges.

Fisiopatogenia
Existen varias teorías fisiopatogénicas respecto del complejo Chiari tipo I-siringomielia, las más aceptadas involucran un factor mecánico (fosa posterior excesivamente pequeña) y una alteración del desarrollo embrionario. Se ha observado mayor frecuencia de Chiari tipo I y II en mujeres, así como asociación de casos en ciertas familias. A partir de estos datos y de la coexistencia con anomalías genéticas (Klippel-Feil o acondroplasia), se ha planteado un factor genético en algunos subtipos, aunque no existen conclusiones definitivas al respecto.

Clínica
La sintomatología comienza entre los 25 y 45 años; suele aparecer más temprano en pacientes con siringomielia y habitualmente suele ser de inicio insidioso y curso progresivo. Existe mucha variabilidad en las formas de presentación clínica, desde casos asintomáticos, a casos con manifestaciones clínicas inespecíficas o con signos neurológicos graves. Además, el cuadro clínico puede ser fluctuante, con períodos de agudización y de remisión.

La cefalea suboccipital es el síntoma y la forma de presentación (60-70% de los casos) más frecuente. También puede existir cervicalgia, vértigo, acúfenos, hipoacusia, cefalea retro-orbitaria, diplopia, fotopsias, visión borrosa y fotofobia. Los síntomas relacionados con compresión medular o bulbar son: debilidad y espasticidad en las cuatro extremidades, alteraciones sensitivas en los miembros superiores, alteraciones esfinterianas, apnea, disartria, disfonía o disfagia, neuralgia del trigémino o del glosofaríngeo, sordera neurosensorial, bradicardia sinusal o palpitaciones, síndrome cerebeloso y síndrome centromedular (cuando existe siringomielia).

El examen físico revela cuello corto o de toro hasta en el 25% de los pacientes. Se observan diferentes signos de compromiso neurológico en función de la estructura afectada: primera neurona motora, segunda neurona motora, vías sensitivas (dolor neuropático), vías cerebelosas o pares craneales inferiores.

Diagnóstico
El Chiari tipo I en pacientes con sintomatología o sin ella se diagnostica mediante técnicas de neuroimagen. La técnica de elección es la resonancia magnética (RM).

El diagnóstico de siringomielia se establece mediante una RM espinal completa (cervical, dorsal y lumbar). Las radiografías simples y el TAC se utilizan para el estudio de las anomalías óseas; y el TAC craneal es también útil en la monitorización de la hidrocefalia.

Una vez diagnosticado el paciente, se debe realizar una valoración por el neurólogo y el neurocirujano, que incluya además la realización de estudio del sueño y potenciales evocados, con el fin de valorar el grado de afectación y la severidad de la enfermedad y las anomalías asociadas.

Tratamiento
Los pacientes sintomáticos son candidatos al tratamiento quirúrgico, cuyos objetivos son: mejorar la relación entre el continente y el contenido a nivel de foramen mágnum; favorecer el flujo de líquido cefalorraquídeo (LCR) a nivel del foramen mágnum; aliviar los síntomas; frenar la progresión del deterioro neurológico, y disminuir las manifestaciones de la siringomielia. Existen diversas técnicas, pero todas tienen en común la descompresión del foramen mágnum, con duroplastia o sin ella. La mortalidad quirúrgica está por debajo del 2% y en el 10% de los casos se producen complicaciones, tales como fístula de LCR, meningitis, hidrocefalia o progresión de la siringomielia.

Figura. Técnica quirúrgica de descompresión occipitocervical

 A. Imagen de la escama occipital y las vértebras. B. Incisión en la piel con la craniectomía suboccipital con apertura lateral del foramen magnum. C. Incisión en “Y” de la duramadre por debajo de C1 con preservación de la aracnoides. D. Visión a través de la aracnoides de las amígdalas. E. Colocación de periostio suturado de la duramadre.

AM: amígdala cerebelosa, AR: aracnoides, AV: arteria vertebral, D: duramadre, P: periostio.
 

El tratamiento no quirúrgico abarca el tratamiento del dolor y la terapia de rehabilitación. Para el tratamiento del dolor en el Chiari/siringomielia la evaluación individual del paciente y sus síntomas permitirá elegir el mejor tratamiento y, en muchos casos, mejorar la calidad de vida. Se dispone de tratamientos farmacológicos y no farmacológicos.

Tratamiento farmacológico: el dolor neuropático debe ser abordado desde un punto de vista multifactorial, con fármacos que incidan sobre distintos aspectos del dolor, como la actividad neuronal alterada (anticonvulsivantes y anestésicos locales) y la potenciación de las vías inhibidoras descendentes (antidepresivos), o sobre los centros encargados de conducir y elaborar las respuestas nociceptivas (analgésicos). Actualmente se acepta que existe respuesta a los opiáceos, aunque no tan satisfactoria como la conseguida en el dolor nociceptivo. Se ha sugerido que las combinaciones de fármacos, como opiáceos débiles con anticonvulsivantes, pueden ser más eficaces y requerir dosis menores para tratar el dolor neuropático. Además, se ha practicado la infusión intratecal de medicamentos, tales como morfina, bupivacaína, clonidina y baclofeno.

Tratamiento no farmacológico: prácticamente no existe evidencia sobre estos tipos de tratamiento en pacientes con Chiari o siringomielia. Los tratamientos que podrían beneficiar a estos pacientes ante el fracaso de todos los demás tratamientos se basan, fundamentalmente, en la estimulación eléctrica medular o periférica, una técnica que consiste en implantar uno o más electrodos en el espacio epidural correspondiente a la zona de dolor, cervical o torácica, y que permite, mediante la producción de una corriente eléctrica, interferir la conducción de los impulsos nociceptivos hacia los centros superiores del SNC.

La rehabilitación debe incluir tratamiento fisioterápico y de terapia ocupacional.

Fisioterapia: de acuerdo con las manifestaciones clínicas más frecuentes, los objetivos de la fisioterapia son: disminuir el dolor; normalizar el tono; reducir la espasticidad, mejorar la actividad muscular y la amplitud del recorrido articular; reeducar las reacciones de equilibrio y de enderezamiento; facilitar el movimiento en el nivel de la columna cervical, de la cintura escapular, de los miembros superiores en el nivel de la cintura pélvica y de los miembros inferiores, así como reeducar la marcha y las actividades de la vida diario (AVD). Si es necesario, se intentará disminuir los problemas orofaciales, como disfonía, disartria y disfagia, a través de la mejoría de la función respiratoria.

Existen diferentes opciones terapéuticas, métodos y técnicas de fisioterapia, tales como termoterapia superficial y profunda, electroterapia y masoterapia, para disminuir el dolor; y, para disminuir los trastornos motores suele recurrirse a cinesiterapia general, tratamiento postural, cinesiterapia específica (facilitación neuromuscular propioceptiva, inhibición-facilitación de patrones de movimiento, ejercicio terapéutico cognitivo), técnicas de reeducación de las reacciones de equilibrio y enderezamiento (reeducación del síndrome cerebeloso), técnicas de reeducación de la marcha y de la función orofacial, hidroterapia y balneoterapia.

Logopedia: las malformaciones cráneo-cervicales pueden producir alteraciones del lenguaje por parálisis, debilidad o incoordinación de la musculatura del habla, y originar trastornos motores y funcionales que afectan la fonación, la resonancia, la articulación y la prosodia. El habla, la deglución, la fonación y la respiración son funciones que pueden estar alteradas en las personas con síndrome de Chiari y siringomielia, y forman parte del campo de rehabilitación del logopeda. Existen intervenciones preventivas y paliativas, según el momento evolutivo en que se encuentra el paciente.

Técnicas de osteopatía cráneo-sacra: la osteopatía cráneo-sacra es un recurso terapéutico más dentro de las terapias manuales en el abordaje de síndrome de Chiari. Su finalidad es minimizar la sintomatología y mejorar la calidad de vida del paciente. Las técnicas operan sobre dos principios básicos: la integración de la biomecánica vertebral y la normalización de la biodinámica tisular. Estos principios, en conjunto, integran una unidad funcional, el sistema cráneo-sacro, cuyos componentes se influyen e interactúan. Las intervenciones sobre la biomecánica del eje cráneo-sacro y las actuaciones sobre las restricciones de tejido conectivo y la matriz extracelular donde suceden todos los procesos metabólicos enzimáticos y de transmisión de estímulos son las bases terapéuticas de la osteopatía cráneo-sacra en este síndrome.

Tabla 1. Algoritmo terapéutico del paciente con siringomielia

 

 

Aspectos psicológicos
El síndrome de Chiari y la siringomielia provocan una crisis en el paciente que, como toda crisis, puede aumentar su vulnerabilidad psíquica.

El abordaje terapéutico de estas patologías, por lo tanto, debe ser biopsicosocial, pues debe abarcar al paciente en toda su dimensión, sus esferas biológica, psicológica y social, por lo que se requiere una intervención combinada, médica y psicológica. Los principales objetivos de esta intervención son reducir las repercusiones biopsicosociales derivadas de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Así, la psicoterapia debe ser considerada imprescindible para el tratamiento integral de las personas con síndrome de Chiari y siringomielia. Desde esta perspectiva existen opciones terapéuticas que disminuyen las repercusiones biopsicosociales causadas por la enfermedad y mejoran la calidad de vida del paciente.

El tratamiento psicológico de las personas con estas patologías se centra en los siguientes aspectos:

  • Conocer la realidad de los síntomas del paciente y su incapacidad asociada.
  • Proporcionar al paciente y a la familia educación adecuada sobre la naturaleza del síndrome.
  • Tratar los posibles trastornos por depresión y por ansiedad secundarios a la enfermedad que se identifiquen.
  • Ayudar al paciente a superar los obstáculos interpersonales y laborales, para mejorar su autoestima.

Aspectos sociosanitarios del SFC
El manejo de las malformaciones cráneo-cervicales debe comenzar con una adecuada orientación diagnóstica, mediante la anamnesis y la exploración física. Dada la variabilidad de su expresión clínica, estas malformaciones no se suelen diagnosticar en los equipos de atención primaria, la puerta de entrada natural al sistema sanitario, sino que se diagnostican fundamentalmente en atención especializada o en los servicios de urgencias, a los que acude el paciente en las fases de agudización de la enfermedad, que por lo general suele ser oligo o asintomática al comienzo de la evolución.

Estos enfermos suelen recurrir a múltiples especialidades médicas (neurología, neurocirugía, medicina interna, psiquiatría, pediatría, rehabilitadores, fisioterapeutas, psicólogos, unidades de dolor, médicos de familia, etc.) en busca de un diagnóstico, por lo que sería recomendable sistematizar la asistencia, así como la cooperación y la coordinación entre asistencia primaria y especializada para un adecuado manejo de las malformaciones cráneocervicales.

Los pacientes suelen requerir planes de cuidados individualizados, así como un seguimiento prolongado. Estos cuidados se deben basar en la formación de un verdadero equipo sociosanitario, que incluya a los profesionales de la salud y de los servicios sociales, y al entorno del paciente, familiares y amigos y compañeros de trabajo.

El médico de familia es el responsable de coordinar la atención de los pacientes con los diferentes profesionales y servicios involucrados en el cuidado de éstos. Por ejemplo, lo óptimo es que el fisioterapeuta participe en las consultas de control para que ambos profesionales atiendan al paciente conjuntamente. El asistente social también es una figura clave en el abordaje multidisciplinar de estos pacientes en los centros de salud.

Estos pacientes también precisan de una cobertura "especial" para los trámites administrativos. Estos síndromes pueden ser motivo de incapacidades transitorias, a menudo de larga evolución, o definitivas. El médico de familia debe conocer perfectamente el grado de limitación que presentan sus pacientes para gestionar las incapacidades transitorias y redactar los informes necesarios de forma coordinada con el especialista, el asistente social, el fisioterapeuta y los servicios de psicología para iniciar el proceso de incapacitación laboral definitiva.

Otros aspectos a considerar son la necesidad, en algunos casos más severos, de atención médica domiciliaria; la participación de la comunidad, especialmente de asociaciones de individuos afectados por el mismo problema; la educación de la comunidad respecto a esta patología; la formación de los profesionales de la salud en relación a las malformaciones cráneo-cervicales; la educación del paciente y de su entorno familiar y social; aspectos laborales (incluidos los horarios y el ámbito de trabajo) y aspectos legales (derechos de individuos con minusvalía a nivel laboral y de cobertura sanitaria).

Necesidades de apoyo a la integración: El paciente debe restablecer, en lo posible, su función dentro de la sociedad. Para ello necesita apoyos que le permitan integrarse a los diferentes roles sociales, pero con la nueva situación de enfermo y, en ocasiones, de dependencia. Esto deberá ser considerado desde los diferentes aspectos: social, educativo, laboral y de relación. Por otra parte, es necesario que se adecuen la legislación y las normativas actuales para que se consideren estas enfermedades como posible causa de discapacidad y de invalidez.

Asociacionismo útil: Las asociaciones cumplen, en muchas ocasiones, funciones para las que existe un "vacío" por parte del Sistema Público o que éste simplemente no puede afrontar. Por esta razón, las asociaciones son actualmente un eje prioritario de ayuda al afectado.

Conductas y actitudes a seguir

  • El paciente y la familia deben estar bien informados sobre la enfermedad: saber en qué consiste y conocer las manifestaciones clínicas y las diferentes opciones terapéuticas.
  • Es importante que el paciente y su familia participen y colaboren en el tratamiento, y que identifiquen las estrategias disponibles para afrontar el problema.
  • El diagnóstico médico debe ser preciso y temprano para evitar la progresión del daño a nivel del SNC.
  • Es aconsejable que el paciente se desenvuelva en un ambiente agradable, relajante, que lo ayude a controlar la ansiedad y el estrés.
  • Durante el descanso se buscará una posición favorable: la posición en decúbito supino, con la cabeza apoyada sobre una almohada, no en una posición baja, que permita una buena alienación de la columna cervical y la cabeza. Esto ayudará a mantener la musculatura en una posición adecuada. También está indicada la posición en decúbito lateral.
  • Es importante que la persona mantenga su independencia funcional, que realice las AVD dentro de sus capacidades; esto lo ayudará a mejorar su autoestima.
  • El paciente debe tener cuidado al manipular objetos con temperaturas extremas, pues puede sufrir quemaduras si existen alteraciones de la sensibilidad.

Conductas y actitudes a evitar

  • Manipulaciones a nivel cervical y las posturas en hiperextensión cervical máxima (la que se adopta en la peluquería, en el dentista, etc.).
  • Posturas incorrectas, como dormir sin almohada, sin respetar la curva fisiológica de la columna cervical.
  • Contracturas musculares.
  • Exceso de actividad física, si esto desencadena los síntomas.
  • Situaciones de estrés y la ansiedad.
  • Insomnio, si es preciso recurriendo al tratamiento del mismo. Es importante que descanse y logre un sueño reparador.
  • Estreñimiento.

Autores
Amado Vázquez, Mª Eugenia (Asociación Española de Fisioterapia)
Avellaneda Fernández,Alfredo (Instituto de Salud Carlos III)
Barrón Fernández, Javier (Osteopatía, Cantabria)
Chesa i Octavio, Ester (Associació d'Afectats de Siringomièlia)
De la Cruz Labrado, Javier (Sociedad Española de Psicología)
Escribano Silva, Mercedes (Asociación Española de Fisioterapia)
Fernández de Gamboa Fernández de Araoz, Marta (Asociación Nacional de Amigos de Arnold Chiari)
García-Ramos, Rocío (Sociedad Española de Neurología)
García Ribes, Miguel (Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria)
Gómez Triguero, Carmen (Sociedad Española de Rehabilitación Médico-Física de Madrid)
Insausti Valdivia, Joaquín (Sociedad Española del Dolor)
Isla Guerrero,Alberto (Sociedad Española de Neurocirugía)
Izquierdo Martínez, Maravillas (Cátedra de Salud Pública y Gestión Sanitaria, Universidad Europea de Madrid)
Navarro Balbuena, Ramón (Sociedad Española de Neurocirugía Pediátrica)
Ramón Giménez, José Ramón (Instituto de Salud Carlos III)